José María Lafragua, político y literato de extracción liberal y republicana nació en la ciudad de Puebla el 2 de abril de 1813. Sus padres fueron el teniente coronel José María Lafragua y doña Mariana de Ibarra y Veytia, miembro de una reconocida familia poblana.

Quedó huérfano de padre a los 20 días de nacido, lo cual dejó a la familia en precaria situación económica. Inició su instrucción básica en el Colegio de San Luis la cual completó probablemente con las enseñanzas de algunos amigos de su familia. A la edad de 11 años ingresó al Colegio Carolino y un año después, en 1825, recibió becas por su aplicación al estudio. Por esa época formó parte de los escribientes auxiliares del obispado y de la cámara del propio obispo, el cual le otorgó su protección y le procuró relaciones con personas importantes, así como el acceso a su biblioteca y a la de los colegios conciliares: la Biblioteca Palafoxiana.

Cuando Lafragua cursaba el primer año de la carrera de derecho en el Colegio de Abogados, del cual fue uno de los fundado res, recibió el nombramiento también de Secretario del Colegio del Estado (antes Real Colegio Carolino) y también fungió como su bibliotecario. En este cargo realizó el inventario de la “librería grande”, así como la organización del archivo. En un documento localizado en la Biblioteca Nacional de México se consigna la siguiente noticia, escrita por el propio Lafragua:

“Fui secretario y bibliotecario siendo aun estudiante de derecho natural”

Por esta época el joven Lafragua frecuentaba el círculo liberal de don Miguel Ramos Arizpe ―Deán de la catedral de Puebla―, quien ejercería en él una importante influencia de carácter político e ideológico, como el propio Lafragua lo mencionaría.

Lafragua inició desde muy joven sus textos literarios y políticos que se imprimieron, probablemente en hojas sueltas. En 1834 escribió en el periódico “El Libertador” versos y artículos relaciona- dos con la actualidad política.

En 1835 sustentó su examen profesional siendo el primer abogado que se recibió en la institución, aunque ya había sido profe- sor de la misma, impartiendo la materia de Derecho Civil.

A partir de ese momento su carrera política fue plena y se afilió al partido federalista y a una logia masónica del rito Yorkino.

Publicó en 1838 la primera revista literaria de Puebla ”El Ensayo literario”, de vida efímera, y “El Leónidas”, publicación de corte político. En 1839 Lafragua se trasladó a la ciudad de México y escribió bajo un seudónimo en “El Cosmopolita”, hasta 1841 cuando reinició sus textos literarios: “El Apuntador” en México y “La Abeja Poblana” en Puebla

En 1842 fue elegido diputado del Congreso Constituyente por el Departamento de Puebla. La labor legislativa de Lafragua fue notable, elaborando y proponiendo los códigos Civil y de Procedimientos Civiles, así como el proyecto de la Ley de garantías individuales, documento en el que se reflejan con claridad sus ideas. Participó también en la redacción del Código Penal.

Desempeñó varias veces el cargo de Secretario de Relaciones Exteriores en los gobiernos de Comonfort, de Juárez y de Lerdo de Tejada, con una actuación sobresaliente. En 1860 fue encargado de negocios de México en España y en 1861 regresó de Europa.

Lafragua mantuvo un empeño constante en dar vida activa a las instituciones estatales que resguardasen y conservasen los libros y documentos valiosos de México, así como la adquisición permanente de materiales de la moderna producción científica y literaria que el país requería para su desarrollo.

De esta manera, el proyecto de la Biblioteca Nacional de México alcanzó su materialización plena a partir del nombramiento de director del la misma, que el presidente Benito Juárez, hizo en favor de don José María Lafragua en 1867.

Lafragua murió el 15 de noviembre de 1875 dejando a los mexicanos una importante herencia espiritual y material que debemos aquilatar en todo lo que vale. El compromiso con sus ideales y la congruencia de sus actos es un ejemplo a seguir para los jóvenes de hoy.

Su biblioteca personal constaba de más de 4,300 volúmenes sobre temas de derecho, letras, ciencias, e historia; particularmente destaca su colección de libros y documentos de historia de América y de México. Esta rica colección fue heredada a la Biblioteca Nacional de México y a la biblioteca del Colegio del Estado de su ciudad natal (hoy Benemérita Universidad Autónoma de Puebla).

La identificación de estos libros y documentos ha sido una tarea ardua en la que se han empeñado estudiosos del Instituto de Investigaciones Bibliográficas de la UNAM como la Dra. Lucina Moreno Valle, el Dr. Luis Olivera y la Mtra. Rocío Meza, quienes han elaborado catálogos comentados de esta colección. El tomo IV de estos estudios, referido a la colección que custodia la biblioteca “Lafragua” de la BUAP salió a la luz en noviembre de 2006, en una coedición entre la UNAM y la BUAP.

Para saber más...

- García García, Raymundo. José María Lafragua. Político poblano. Puebla, Gbno. del Estado de Puebla/ BUAP, colecc. Cuadernos del Archivo Histórico Universitario, 2002 - Rojas Garcidueñas, “José. José María Lafragua”, hombre de letras. P. 294- 306. En Boletín del Instituto de Investigaciones Bibliográficas. México, UNAM, enero- diciembre de 1976 - Sánchez Flores, Ramón. José María Lafragua. Vida y obra. Puebla, Gbno. del Estado de Puebla/ BUAP, colecc. Cuadernos del Archivo Histórico Universitario, 2002 - Torre Villar, Ernesto de la. “José María Lafragua y la historia”. p. 281- 293. En Boletín del Instituto de Investigaciones Bibliográficas. México, UNAM, enero-diciembre de 1976

Regresar